martes, 2 de febrero de 2010

Electrocultivo!!!que es esto???

Cultivo eléctrico.

Las aplicaciones de la electricidad al cultivo eléctrico son ya importantes y prometen tener mayor extensión conforme pueda obtenerse esa energía en mejores condiciones. La electricidad produce un aumento á veces muy grande en la producción, la cosecha de mejor clase y precocidad en la madurez.

Guarini divide en dos grupos los sistemas de electrocultivo, según que la influencia de la electricidad en las plantas se ejerza directa ó indirectamente.

En 1861 Herve Mangón observó que la luz eléctrica auxilia la formación de la clorofila lo mismo que la solar. En 1869, Prellieux comprobó que la absorción y la descomposición dei ácido carbónico por las plantas se verificaba muy bien con la influencia del arco voltaico.

Geomagnetífero.Editado en LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA 290-NºXVI 30 abril 1893
Geomagnetífero.
Editado en LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA 290-NºXVI 30 abril 1893

C. Siemens en 1880 con sus experiencias confirmó esto mismo y notó además que las plantas padecían y se debilitaban bajo los rayos directos de las lámparas de arco, pero que este efecto se hacía desaparecer interponiendo entre el vegetal y el foco lumínico un cristal grueso que absorbiese los rayos ultravioleta. En 1881 Scheraier, y en 1890-1891 L. H. Baiby, hicieroncomprobaciones análagas, experimentando además que las lámparas de arco voltaico producían una fructificación precoz y contribuía mucho al desarrollo délas partes aéreas del vegetal, mientras que las subterráneas parecían perjudicarles, además que influía en el color de las flores.

La influencia de la luz elécricta en las plantas se ve en los mismos árboles que tenemos frente á este edificio en la Rambla; las ramas que están próximas a los focos luminosos tienen mayor desarrollo foliáceo y tardan mucho en desprenderse las hojas á las que llega su influencia, persistiendo en el árbol, cuando ya las demás se han secado y caído.
En 1892 Bönnier estudió las modificaciones que por dicha causa se producen en la estructura de las plantas leñosas y herbáceas, comprobando que las primeras, sometidas á un alumbrado continuo, sufrían modificaciones importantes en las partes vegetativas, hojas y tallos tiernos; diee que con ello se obliga á las plantas á mayor transpiración y asimilación día y noche, y por eso sufren en la estructura de los tejidos, mientras sometidas al alumbrado discontinuo la estructura ha variado poco de la normal. Más marcados fueron los resultados en las plantas herbáceas, sometidas durante siete meses á la luz de arco voltaico encerrado en campana de cristal, para eliminar los rayos ultravioleta que son perjudiciales á la vegetación; las plantas adquirieron gran desarrollo y un color verde más intenso.

Hay plantas que se marchitan por la acción de la luz discontinua; otras se desarrollan con exuberancia con la luz continua sin cristal; en unas se produce coloración verde intenso y oscura en las flores.
En 1901 Couchet notó en los paseos de Ginebra, que en los sitios en que las plantas recibían la luz de las lámparas eléctricas el follaje se mantenía verde aun cuando todo el resto de la copa estaba desnuda.
De todos modos resulta en las plantas una excitación en las facultades nutritivas, y que bajo el arco voltaico, como de la luz solar, los vegetales forman la clorofila y con su auxilio deseomponde el ácido ¡carbónico, desprendiendo oxígeno y absorción del carbono para su alimentación; resulta, pues, de este método de electrocultura el forzar las plantas á esa asimilación continua, que puede ser útil con algunas precauciones.


El electrocultivo por influencia directa se funda en el favorable influjo que la electricidad, artificial ó natural atmosférica, ejerce en la vegetación; en este sistema la planta y la tierra son electrizadas.

Dice Guarini: esta influencia bienhechora de la electricidad es un hecho innegable. Si se dudaba bastaría para probarlo las observaciones y experiencias siguiente. Se ha notado en las regiones polares, especialmente en Spitzberg, al Norte de Noruega, y en la Laponiá finlandesa, que las plantas que han resistido los desastrosos efectos de las heladas nocturnas adquieren un desarrollo que sobrepuja á las plantas del mismo género en las regiones más meridionales y bajo un cielo más clemente. Por eso no es raro que un hectolitro de centeno dé allí 40 en aquellas comarcas frías, y un hectolitro de cebada dé 20 hectolitros, y que aquellos resultados se obtengan aun con labores poco intensas y con instrumentos rudimentarios.

Grandeau y Leclercq confirmaron esta teoría, experimentando el efecto producido por la electricidad, rodeando una planta con una jaula de hilo metálico para impedir la acción de la electricidad atmosférica, lo que resultó muy desfavorable, pues en las plantas que vegetaron sin esa envoltura dieron un excedente de producción sobre las otras del 50 al 70 por 100 en hojas y tallos y 50 á 60 por 100 en las simientes y frutos.

El profesor Selim Lerustroem demostró la favorable influencia de la electricidad tomando tres tiestos con igual tierra y condiciones é igual semilla, rodeados de una reja de hilos electrizados, positiva, negativamente y exento de influencia eléctrica, resultando un excedente de producción del 10 por 100 en los dos primeros ó sean los electrizados por influencia directa. Con el fin de estudiar el medio más eficaz y económico para llevar à la práctica el cultivo eléctrico y sus efectos, se han agru- pado les métodos inventados en tres categorías: las que toman la electricidad atmosférica, las que utilizan la electricidad dinámica y l8s que la emplean de las máquinas estáticas.

Es natural que siendo gratuita la electricidad atmosférica fuese el primer medio en que se pensase utilizarla por los agrónomos. El abate Bertholon inventó con este objeto un aparato que denominó «electrovegetómetro», que se componía de una percha alta de madera con un manguito de cristal en el que es taba soldado con goma laca una varilla de cobre, la que se unía á otra varilla horizontal por una cadena. Esta varilla estaba dividida en dos partes que resbalaban una sobre otra, pudiéndose así alargar como fuera necesario, terminándose por dos haces metálicos colocados en dirección al suelo.

Decía Bertoholon, que se proponía remediar el defecto de electrización en los vegetales, y dice que colocado su aparato en medio de un jardín, se han visto las plantas más lozanas, mayor fruto y de mejor calidad.
Estos hechos, continúa diciendo, son análogos á una observación que ólha hecho: que las plantas crecen mejor y son más vigorosas alrededor de los pararrayos, cuando hay algunos, y que el local permite su desarrollo; esto explica por qué la vegetación es tan vigorosa en los bosques en los grandes árboles, en los que la.copa es tan orgullosa y se eleva con tanta majestad en el aire á una gran distancia de la superficie de la tierra; ellos (dice) van á buscar el fluido eléctrico más alto que las plantas más bajas; las extremidades agudas de sus hojas, las ramas y los troncos, son otras tantas puntas que la naturaleza les ha concedido en el día de su munificencia para atraer el fluido eléctrico del aire, ese agente tan propio para la vegetación y en todas las funciones de las plantas. También describió lo que llama bomba eléctrica y riego eléctrico, fundados en hacer pasar una corriente eléctrica por el agua, depositada aisladamente, y que se esparce sobre las plantas, y dice: «Yo imagino, aunque no lo dudo, que la electricidad se comunica al agua que sirve de riego, y es fácil convencerse puesto que si alguien recibe en su rostro ó en las manos esta lluvia eléctrica, en seguida siente picaduras eléctricas efecto de las chispas que salen de cada gota.»
Añade también que «este procedimiento no es casi más largo que el ordinario (se refiere al riego), y aunque lo sea un poco más, las grandes ventajas que se obtendrán recompensan en mucho este pequeño inconveniente. Repitiendo muchos días seguidos la operación, sea sobre las semillas sembradas, sea sobre las plantas que ya están crecidas, no se tardará en notar grandes ventajas. Este procedimiento fácil como el anterior (se refiere á lo que llama bomba eléctrica) ha sido puesto'en práctica, yo lo aseguro, y con gran éxito. Todos los que continúen probándolo estaráo. satisfechos (dice) como yo lo estoy».

Mr. Grandeau hace justicia dando á conocer á este sabio físico, por más que ahora las ideas del siglo XVIII sólo signifiquen en esto que ya la aplicación de la electricidad al cultivo agrícola preocupaba en aquella época á los físicos y agrónomos.
En 1848 Beckensteiner, aplicando las ideas de Bertholon, ideó otro aparato semejante que llamó «geomagnetífero», que consistía en una prolongación hasta tierra de la cadena que éste empleaba en su electrovegetómetro. Las experiencias practicadas en prados y terrenos cultivados de alfalfa, viñas y huertas, dieron un notable resultado.

JMr. Frestier colocó, sujeto al suelo en su base en medio de un viñedo, un poste de madera bastante alto, que tenía en su extremidad superior un haz metálico con comunicación, que descendía á lo largo de la percha y se ramificaba radialmeme ea la tierra á su alrededor. Se observó que su acción á 25 metros produjo mejores racimos y que llegaron antes á su madurez.
En 1878 M. E. Celis comunicó á la Academia de Ciencias de París los resultados de sus experiencias sobre la acción de la electricidad atmosférica en los vegetales, observando los resultados obtenidos en iguales cultivos dentro de dos campanas de cristal, en una de las cuales un hilo conductor se dividía en ramificaciones en haz encima de las semillas sembradas, cuyo hilo comunicaba con un recipiente metálico exterior á corriente continua de agua, á fin de atraer la electricidad atmosférica, observándose un gran aumento y desarrollo comparado con las plantas testigos.

Al año siguiente, 1879, M. Macagno hizo experiencias en el Instituto Agrícola de Castelnuovo, cerca de Palermo, en unos viñedos; puso un hilo de cobre dirigido hacia la atmósfera inserto por una punta de platino en la extremidad superior de una rama de fruto; á la base de la misma rama clavó otra punta de platino de un segundo hilo de cobre, que llegaba hasta el suelo; la experiencia duró de 15 de Abril á 16 de Septiembre. De los análisis resultaron ren los granos un mosto más abundante y rico en glucosa y menos en áíidos; en la parte leñosa un aumento en la potasa y ácido fosfórico; por lo tanto, economía de estos abonos en el cultivo; en las hojas igualmente y más ricas en materias minerales, probó que la acción de la electricidad activa la respiración de la planta, y que el azúcar en las uvas resultaba también mayor.



Referencias

Artículo estraido de la REVISTA DE OBRAS PUBLICAS 509 [1] del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos (España)

3 comentarios:

  1. joder menudo articulo, crees q sera probecho en las plantas q anosotros nos consciernen?? buen BLog tio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu opinión! Espero nos puedas seguir, más abajo puedes hacerte seguidor

      Eliminar
  2. http://www.getmarijuanaseeds.com/

    ResponderEliminar

Saludos, muchas gracias por tu comentario.

Si te gusta sigue el blog